Make your own free website on Tripod.com
Pais de la Eterna Primavera!!!

 

 

Alti

Película del Mes

Principal
Editorial del mes
Libro del mes
Película del mes
Nuestra Patria
Xibalbá

      Sueños/Pesadillas

Arte
Cuentos y Poesías
Chistes
En fin!!

Links

Chico del mes

Memorias

 

 

Este es un espacio dedicado a las películas que marcan la diferencia en cuanto a contenido, trama e historia.   No necesariamente son producciones recientes; sino más bien, simplemente publicaremos comentarios sobre aquellas que llaman nuestra atención y son dignas de ser recomendadas, ya sean guatemaltecas o extranjeras.

 

Esta edición la dedicamos a  un filme español que toca el tema del amor de una manera casi mágica, inteligente, que para dejar el tabú de lado utiliza las herramientas del destino, la constancia y la casualidad.

 

 

Los Amantes del Círculo Polar

  

“Es bueno que la vida tenga varios ciclos.  Pero la mía, mi vida, sólo ha dado la vuelta una vez, y no del todo...”

Oto

  

Estas son unas de las primeras palabras que escuchamos, mientras la pantalla nos muestra un sol que gira sin ponerse:  el sol de la medianoche.

 

Esta es solamente una de las hermosas contradicciones que observamos en “Los Amantes del Círculo Polar”, película española realizada en 1998 bajo la dirección de Julio Medem, con Fele Martínez y Najwa Nimri como protagonistas principales.  En ella, somos testigos de la historia de amor de Oto y Ana, historia que ocupará un ciclo desde los ocho hasta los veinticinco años.

 

Su historia esta plagada de casualidades, de ciclos recurrentes y de silencio, porque entre ellos sobran las palabras y porque su amor precisa del secreto para poder ser.  “Los Amantes del Círculo Polar” es una historia para verse varias veces, para disfrutar descubriendo en una historia que si bien es simple, significados complejos y laberintos internos que nos harán sentir cómplice más que simple espectador.

 

Oto y Ana están enlazados por una red de casualidades y tragedias cotidianas, que al final, serán las mismas que provoquen un desenlace inesperado, justo en el lugar hacia donde sus vidas están dirigidas desde antes de su nacimiento:  Finlandia, y el Círculo Polar Ártico . Es una película que realmente vale la pena ver. Y al final, nosotros también repetiremos fervorosamente:

“...estoy esperando la casualidad de mi vida...”

                                                               Ana

  


Artículo escrito por Akanyá